Utilizamos cookies para mejorar la calidad de nuestros servicios.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

La colonización Fenicia

fenicios-cropLos fenicios llegaron a estas tierras a finales del segundo milenio antes de Cristo, poco después de la Guerra de Troya. Las investigaciones arqueológicas fechan ese trascendental suceso en los comienzos del Siglo VIII antes de nuestra era, momento al que la documentación arqueológica atribuye una presencia estable aquí de tales gentes semitas. Con los fenicios la península entrará en la historia y serán esas gentes, los que, al incorporar estas tierras a sus circuitos comerciales, las pondrán en conexión con las grandes culturas del Asia anterior y de Egipto.

Muchos de los logros de aquellas civilizaciones llegarían pronto aquí por la labor de intermediario que lucieron los fenicios. La causa principal de la presencia de estos semitas en nuestra tierra fue la abundancia de metales, fundamentalmente la plata y el cobre, la importancia de la metalurgia había sido la clave del desarrollo de las importantes culturas que habían surgido en el país durante la Edad del Cobre y durante el Bronce Final, y estas mismas bases económicas fueron factor decisivo para la aculturización que la presencia fenicia produjo sobre las poblaciones indígenas.

Fruto de tales contactos nació Tartessos, cuna de fabulosas historias, autores de la época se hacen eco de algunos de sus legendarios reyes, como Gerión, famoso por su riqueza en metales y en ganado, o en su descendiente Norax, lo mismo que Gárgoris, al que atribuían ser el descubridor del uso miel, o su nieto Habis, del que contaban haber introducido en el país distintas técnicas agrícolas, la organización del territorio y la primera ordenación legislativa del reino. barco fenicioEl historiador Herodoto de Helicarnaso narra que, en torno al 630 a.C, un navegante de Samos llamado Kolaíos había arrivado a Tartessos, donde le recibió su rey Arganthonios, volviendo a su patria de origen cargado de riquezas, Arganthonios mantuvo tan cordiales relaciones con los navegantes grigos de Focea que, peligrando la ciudad griega ante el avance de los persas, les ofreció incluso que pudieran trasladarse todas sus gentes a estas tierras para instalarse en ellas.

El mítico Arganthonios acabaría su largo reinado a mediados del siglo VI a.C., cuando decae el comercio fenicio y se produce una fuerte crisis, existía una vía terrestre entre la región fenicia de Malaka y Tartessos, en la que se invertían cinco días de marcha. También, en relación con Tartessos, una antigua tradición ha querido ver, en el entorno geográfico malagueño, la existencia de una de las enigmáticas colonias fundadas por los griegos en el Mediterráneo.

 

LO ÚLTIMO

  • La Coracha

    Casi dos siglos de historia acumuló el popular barrio que tuvo en la Alcazaba el origen de un...

  • Huelin

    Barrio obrero al que dio nombre un inglés, nació como núcleo urbano entre huertas y fincas de...

  • La Trinidad

    Las referencias más cercanas del popular barrio de la Trinidad se contienen en las narraciones...

  • El Perchel

    El Perchel de hoy poco o nada tiene que ver con el que fue, el barrio nació a la sombra de una...

  • La Reconquista Cristiana

    En junio de 1484, Fernando el Católico pone cerco a Álora y Alozaina es incendiada, los vencidos reciben...